Limpieza facial

El secreto para tener una piel sana y bonita es invertir en un buen producto de limpieza, para mi es el mejor consejo de belleza que os pueda dar. Aunque tengáis la mejor crema del mercado o hagáis tratamientos en centros estéticos o incluso médicos. Si el objetivo es conseguir una piel espectacular y radiante, el resultado lo tendréis asegurado siempre y cuando tengáis en vuestro ritual de belleza un limpiador adaptado a vuestra piel. Que limpie correctamente y respete al máximo su estructura.

A continuación nombraré unas pautas clave a tener en cuenta para encontrar vuestro producto de higiene ideal.

Cómo se ensucia la piel

Antes de hablar de los productos hay que comprender que tipos de suciedad podemos acumular en la piel y como nos afecta.

La piel se puede ensuciar por:

  • polvo
  • polución
  • sudor
  • maquillaje
  • restos de productos cosméticos
  • entornos agresivos
  • grasa de cocina
  • humo

Y a nivel interno nosotros también producimos toxinas, que se acumulan en la piel. Esta suciedad suele ser producida por el tabaco, alimentación rica en grasas y azucares e incluso nuestra propia grasa.

Esta suciedad se mantiene en la superficie de la piel y en muchos casos puede penetrar a las primeras capas de la epidermis. Provocando una inflamación interna y en muchos casos brotes de sensibilidad.

Por este motivo aumentan los casos de personas que sufren de manera repentina sensibilidad en la piel, debido a un exceso de acumulación de partículas contaminantes.

Una de las maneras de evitar los problemas de sensibilidad en la piel, es utilizar un producto limpiador que elimine la suciedad acumulativa de la piel sin dañar su estructura.

No es sólo cuestión de agua y jabón

En el mercado podemos encontrar un sinfín de texturas diferentes que se pueden adaptar a cada necesidad y a cada tipo de piel. Solo tenemos que tener en cuenta si nos gusta aclararnos con agua o no.

Para mi personalmente la limpieza que se aclara con agua es la más efectiva. Pero hay pieles que tienen una menor tolerancia al agua, incluso personas que viven en zonas donde el agua puede ser más dura por el exceso de cal que puede contener.

  • agua micelar
  • jabon
  • sydnet
  • leche desmaquillante
  • aceite miclear
  • aceite limpiador
  • gel
  • espuma
  • produtos 2 en 1
  • cremas de limpieza
  • desmaquillantes de ojos – bifasicos

Una vez conocemos las diferentes texturas de limpiadores que existen en el mercado Los más importante de un limpiador es valorar la tolerancia y la eficacia que tienen los productos sobre la piel,

Tolerancia

Se considera un producto tolerante aquel que respeta el manto hidrolipídico.

El manto hidrolipídico es una mezcla de agua, grasa y otros factores naturales de hidratación, que produce nuestra propia piel de forma natural y se encarga de mantenerla más protegida (como si fuera nuestra propia crema), nos permite mantener la hidratación natural evitando que la piel se deshidrate y a su vez sirve de defensa y protección frente al medio.

De lo contrario, un producto que limpia en exceso, puede destruir el manto hidrolipídico y en consecuencia hace que la piel sea más frágil con el entorno pero también favorece que la piel se deshidrate con más facilidad y en muchos casos, se vuelva más sensible. Otra alteración común para aquellas pieles más luchadoras es que reproducen esa falta de protección natural, produciendo más sebo y la piel se vuelve más grasa.

muchas veces los cambios de estado de piel, vienen relacionados por una limpieza no adecuada.

Eficacia

Una limpieza efectiva es aquella limpieza que molecularmente está formulada para eliminar y arrastrar aquella suciedad que se acumula en nuestra piel. Se suelen formular para captar las toxinas según el nivel de suciedad o la profunidad de eliminación de la suciedad.

Ser constante

El paso final antes de adquirir el producto de limpieza hay que tener estas reglas:

  • Diferenciar entre un producto desmaquillante y limpiador
  • Buscar la textura más adecuada al tipo de piel
  • Debe ser tolerante y eficaz
  • La constancia

Para sacar el máximo de partido a la rutina de limpieza, es la constancia. Hay que hacerlo cada día. Normalmente se debería aplicar los productos de limpieza dos veces al día.

Por la noche

Desmaquillar , en el caso que hayamos utilizado cualquier producto cosmético con pigmento ( cremas con color, colorete, base de maquillaje, polvos…) En el caso de utilizar un maquillaje muy cubriente se puede repetir el paso o utlizar un producto limpiador.

Producto limpiador, para eliminar las partículas de grasa, polvo e incluso eliminar los restos de la crema de la mañana.

Por la mañana

Limpiar con un producto limpiador, para eliminar la suciedad que se va acumulando durante la noche, las toxinas que la propia piel va eliminando a través del proceso de regeneración. También no sirve para eliminar los restos de producto de la crema de la noche y para preparar la piel y dejarla lo más receptiva posible para la aplicación del nuevo producto.

Es importante no saltarse el paso de limpieza, para evitar hacer penetrar la crema con la suciedad acumulada de la piel.

¿Verdad que siempre antes de fregar el suelo de casa se aspira?

Una vez tenemos la piel limpia pasaremos a la utilización del tónico y los siguientes productos de tratamiento de belleza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *